BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Al escuchar la palabra “profeta” solemos pensar en una persona que tiene la capacidad de predecir el futuro, una especie de místico que tiene una conexión especial con la divinidad para develar el porvenir. Y esta idea, por supuesto, es nutrida por las representaciones que siguen promoviendo ciertos círculos religiosos. Pero un profeta no hablaba solamente del futuro. De hecho, su trabajo estaba enfocado en su presente. En los distintos testimonios que da la Biblia sobre la labor profética una cosa que queda clara es que eran personas de su tiempo....

Estábamos reunidos escuchando a una persona que habló sobre nuestro destino de éxito. No recuerdo los detalles, pero sí la ilustración de cierre. “¿Sabías que eres un campeón desde antes de nacer? De entre millones de espermatozoides que corrían para ganar el trofeo de la vida, solamente uno logró su objetivo… y ese eres tú. ¡Le ganaste a 100 millones de rivales! Eres un campeón desde antes de nacer”. Es curioso lo que uno recuerda, ¿cierto? Porque la historia es mucho más complicada. Cuando tu papá y tu mamá… bueno, ¡te...

Hay pasajes bíblicos que secundan los golpes como parte de la disciplina. Para muchos, ese es argumento suficiente. “Ahí lo dice, entonces tenemos que hacerlo”. Otros toman la posición de ser selectivos en su lectura y descartan estos pasajes: “esta parte no me parece, entonces no la miro”. ¿Qué hacemos con esos pasajes? ¿Cómo los entendemos? Quisiera mencionar solamente uno que está en el centro de la discusión y condensa el punto que queremos tratar: No dejes de disciplinar al joven,     que de unos cuantos azotes no se morirá. Dale unos buenos azotes,     y así...