BLOG - Hablando En El Silencio (Autor: Miguel Pulido)
5
page-template,page-template-bridge,page-template-blog-large-image,page-template-bridgeblog-large-image-php,page,page-id-5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Resumiéndola al extremo, la historia va así: Dios llama al profeta Jonás para que vaya a predicar a Nínive; él se niega, toma un barco y huye hacia Tarsis; una fuerte tormenta culmina con Jonás lanzado al mar; un gran pez lo traga; Jonás ora y pide misericordia; el pez lo escupe; decide ir a Nínive; les predica; los ninivitas se arrepienten; Dios los perdona; y Jonás, que esperaba ver fuego cayendo del cielo, termina frustrado, irritado y decepcionado. ¿Por qué estaba tan molesto? ¿Acaso la meta de la predicación...

Tiene que haber alguna otra opción. Vivimos en un mundo de cristal, donde cada opinión que proporciones es rebatida, criticada o cuestionada. El conocimiento de un tema poco importa, la gente quiere pelear por pelear. Incapaces de argumentar sobre ideas, muy fácilmente las discusiones se dirigen hacia el plano personal o del cuestionamiento de identidad. La sociedad pendular. “Estás con nosotros o contra nosotros” es su lema. Le encantan los adjetivos calificativos que denigran a los demás o las frases sutiles que cuestionan la reputación de la contraparte, pone en duda...

En el año 2016, por la gracia de Dios, fui invitado a un evento que reunía pastores jóvenes de todo el planeta con el propósito de pensar, compartir perspectivas, soñar juntos y establecer relaciones significativas de cara al futuro. Nos fue asignado un grupo pequeño según el número en nuestra escarapela. Cuando llegué a la primera reunión, ya estaba allí un hombre de China. Nos vimos, nos saludamos y empezamos a charlar. Noté que su escarapela tenía un sello particular: una cámara tachada, como una prohibición. No podía tomarme...